Si algo nos quedó claro con la cuarentena fue: la desigualdad social

México, un país en donde pareciera que al mexicano y mexicana promedio le gusta remarcar los adjetivos calificativos y fenómenos sociales más nefastos para describir a su propio país, de entre todos ellos resalta el de expresar la desigualdad social existente.

Leer: Seguimiento COVID-19: Conferencia de AMLO desde Quintana Roo / aprueban medicamento en Rusia

Pero claro, no de una manera directa, a través de fotografías editadas o preparadas en redes sociales es como se enmarcan ideales de vida para todo usuario de Facebook o Instagram, ver a alguien abriendo las compras que hizo por internet, los viajes que realizo, los restaurantes a los que asiste se convirtieron en estándares para algunos en lo que tendría que ser la felicidad o significado del  éxito.

En confinamiento, si bien es obvio que no pudimos salir a presumir lo que gastamos el fin de semana, el consumismo esta tan introyectado y la tecnología nos facilita tanto la tarea, que las compras en internet y los lujos que tenemos en casa, fueron los recursos que hicieron visible el estilo de vida a la que tenían algunos acceso, en comparación con la de otros.

“No es lo mismo decir que emprendes cuando te rodean tus amigos ricos” Foto: Pixabay

No era lo mismo quedarte en tu casa de tres niveles, con cuarto propio, terraza, piscina, sala de juegos etc a quedarte en un departamento de 3 habitaciones con los 8 integrantes de tu familia, más las mascotas.

“Los mismos profesores, pese a que no tuvieron una afectación en su sueldo, se confrontaron con la baja calidad de su internet contratado, a la baja calidad de su cámara web”

Leer: Trump anuncia medidas para detener las protestas: Toque de queda es una de ellas

Al relacionar esta comodidad con el seguimiento de los estudios desde casa, no es sorpresivo el comunicado y mensaje que lanzó la UNAM a sus profesores y alumnos, respecto al hecho de que pidieron a maestras y profesores ser accesibles con sus estudiantes, entendiendo la situación estresante, emocional y económica que tuvieron muchos para continuar con sus tareas. Los mismos profesores, pese a que no tuvieron una afectación en su sueldo, se confrontaron con la baja calidad de su internet contratado, a la baja calidad de su cámara web y por supuesto, sin generalizar, el bajo conocimiento sobre usas plataformas digitales, así como la facilidad de adaptación que cada profesionista en particular presento a modificar los recursos para su enseñanza.

De entre todos los ejemplos que surgen para hacer visible la desigualdad social, el de haber cerrado aunque fuera por pocas semanas, tianguis y mercados, así como comercios no esenciales, fue uno de los más atacados, puesto que muchos comercios y el empleo informal que mantiene a la mayoría de la población se vio afectado. En comparación con las tiendas departamentales como Elektra, Walmart y Soriana que sin restricciones se les permitió vender cualquier producto que vieran dentro su tienda. Y en experiencia personal, al menos al supermercado que yo asistí no se llevó acabo ni los cuidados básicos de la “sana distancia”, así como limpiar los carritos o evitar que se saturara de clientes.

“Las instituciones y profesionistas han utilizado su poder social, tales como abogados, jefes empresariales, economistas, politólogos y demás para hacer valer sus leyes según su conveniencia”

Las instituciones y profesionistas han utilizado su poder social, tales como abogados, jefes empresariales, economistas, politólogos y demás para hacer valer sus leyes según su conveniencia. Claro,  no es lo mismo decirle a Salinas Pliego que cierre sus tiendas o limite sus servicios no esenciales, a ir con el líder del mercado “equis” a simplemente imponer que todo lo que no sea comida debe cerrar. Sin importar que quienes atienden papelerías, tiendas de ropa, estéticas, etc, es su base de vida.

Leer: Manifestantes piden justicia por muerte de George Floyd a causa del racismo

Abuso de poder es lo que vi, ya que el líder del tianguis “equis” seguro no tuvo ni acceso a negociar su forma de trabajo, situación que por supuesto no pasó con los líderes de las cadenas de tiendas.

“Las posibilidades se reducen cuando tienes pocos recursos” Foto Pixabay

La desigualdad social la viven quienes no la reclaman o pareciera que no son victimas y llego a esta conclusión porque decenas de ejemplos podría dar que de toda esa gente que dijo verse afectado por el confinamiento, de perder su empleo, de cerrar su negocio, fue al mismo soriana o Walmart a gastar miles de pesos en alguna pantalla, o pese mientras decían “La situación está difícil, mi viejo perdió el empleo, yo ya no puedo ir a trabajar, al gobierno no le interesa el pueblo”, estaban pidiendo papas y cervezas en la tienda de enfrente.

El confinamiento demostró quienes tienes los recursos y habilidades tanto económicas como psicológicas, para hacerle frente a problemas económicos. Como pedirle a alguien analfabeta que traspase o adapte el giro de su servicio, negocio cuando no sabe usar las redes sociales, cuando cree que ni él merece aprender eso.

Quien logro adaptarse económicamente en este confinamiento, lo hizo gracias a privilegios que le hicieron tener cabeza para pensar en cómo y qué vender/hacer ahora.

“No es lo mismo iniciar tu homme office en un espacio dirigido a esa actividad, con tu computadora personal, con buen sistema de operación, internet, algunos cursos que tengas detrás sobre organizar tus actividades, sobre creatividad, etc”

Culpar al pobre por ser pobre, suena cada vez más ridículo, no es lo mismo iniciar tu homme office en un espacio dirigido a esa actividad, con tu computadora personal, con buen sistema de operación, internet, algunos cursos que tengas detrás sobre organizar tus actividades, sobre creatividad, etc a intentar hacer homme office en el comedor o sala de la casa, con tus tres hermanos que te estarán presionando para desocupar la computadora porque es su turno o que ni aprovecharas bien tu tiempo porque tu programa se va a trabajar, no cargaran tus páginas y el vecino hace mucho ruido, que mantener la paz y concentración, para que surja la creatividad y el emprendimiento será una misión imposible.

Leer: ¿El último adiós? Un ritual imposible con los cementerios llenos por el Covid-19

Si el confinamiento algo nos dejó claro, fue la desigualdad social, aquella que interfiere en tus conocimientos, tu salud, tu crecimiento y estabilidad económica, hasta salud psicológica, tu cultura, tu desarrollo personal, tu éxito y hasta tu felicidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s