Black lives matters: El racismo no es exclusivo de E.U.A. es el problema de todo el mundo

“Black lives matters”, es el trending topic con el que empezamos este mes de junio del 2020, haciéndonos saber que este definitivamente no es nuestro año. Esta frase tuvo su origen en el 2013 después del asesinato de Trayvon Martin, un adolecente afrodescendiente por un disparo y su asesino George Zimmerman quedo absuelto de todo cargo. Esto enfureció a la comunidad afrodescendiente y se creó este movimiento en contra de la discriminación racial, que de por si es un tema delicado en el “gabacho”.

 En si Estados Unidos se jacta de ser la tierra de la libertad y nos presentan la idea del sueño americano muy bonito y todo en películas y series, pero no tenemos que olvidar que la mayoría de la riqueza de los colonos ingleses vino gracias a que ellos arrebataron las tierras a los Indios Americanos (que ahora tienen recluidos en reservas y los celebran una vez al año en acción de gracias) y construyeron un mercado esclavista bastante fructífero. Cosa que las películas como “12 años de esclavitud” no nos deja olvidar.

El racismo en E.U.A. ha estado a lo largo de su historia como una mancha negra (literal). Pero con el ascenso del primer presidente afroamericano Barak Obama, se calmaron ligeramente las aguas. Aunque lo único que paso es que se hacían los comentarios por debajo de la mesa y lo políticamente correcto vino en su lugar. Durante este tiempo se buscaba la mayor visibilidad de las personas de color y haciendo todo por decir “mírenme soy inclusivo”. A lo cual nos trajo casos como el de la antorcha humana interpretada por Michael B Jordán, o ya el muy criticado caso de “La Sirenita” que todo mundo se opone a que Halle Bailey, interprete a la caprichosa Ariel. No porque no sea hermosa y en definitiva canta divino, sino porque se siente forzada la inclusión. Porque no en vez de hacer que los afrodescendientes interpreten personajes blancos ya establecidos en la memoria colectiva, traemos personajes de color que han sido relegados y los subimos a la misma gloria.

Cuando el periodo de Obama en la casa blanca termino, vino el mandato de un personaje que solo un chiste en los Simpson pudo predecir. Nadie pensó que Donald Trump, un conocido racista, xenófobo y machista, cumpliera su amenaza de postularse y aún más que ganara la presidencia. Con esto se crearon dos posturas. Una, la de las personas que disfrutaban que el mundo avanzara y se diera cuenta de que el racismo era un problema grave y que los no blancos ya no fueran ciudadanos de segunda clase que temían por como este señor abriría paso a la segunda postura. La de todos esos racistas que solo esperaban a que hubiera un permiso de alguien en el poder para resurgir de las entrañas del abismo. Digo si a tu presidente no le importa lanzar declaraciones ofensivas a diestra y siniestra y luego plantear que todo el mundo está en su contra (cualquier parecido con nuestro presidente es mera coincidencia), porque no podrías hacerlo tú. Y los pasos que se habían dado, tuvieron que retroceder y se volvió a dar un blanqueamiento. Como el caso de las princesas de Disney en la película de “Ralph el Demoledor 2”, donde les echaron cloro a las princesas “Tiana”, “Jazmin” y “Pocahontas”, todas de tez obscura.

Los acontecimientos recientes también son una muestra de este resurgimiento del racismo. Ya había habido protestas por la brutalidad policiaca hacia la gente de color. No olvidemos que multaron a varios equipos de la NFL porque sus jugadores se arrodillaban en el himno nacional americano en protesta a estos hechos de abuso de poder por parte de los policías, todo esto en 2017.

Ahora en 2020 en plena pandemia, el 25 de mayo en Minneapolis, Minnesota. George Floyd un afroamericano, que tuvo la desgracia de pagar con un billete falso, fue arrestado con tal brutalidad que llevo a su muerte por asfixia, debido a que el policía Derek Chauvin tenía su rodilla justo en su cuello impidiendo la respiración. Esta es una técnica de inmovilización habitual entre los departamentos de policía, pero la rodilla no va en el cuello, si no en la mandíbula lo cual, si causa dolor, pero no la muerte. “I can´t bread” fueron las últimas palabras de Floyd. Todo esto por pagar con un billete falso, digo no espero que haya sido monedita de oro para caerle bien a todos o que haya sido un ángel. Pero definitivamente eso no te da la pena de muerte. Y más que en el video el abuso de los policías es muy evidente.

Esto sumado a los diversos videos en las redes, de todos esos racistas que volvieron a salir a la luz. Llevo a que se pusieran las cosas feas haya en los United States of America, la gente se pasó la cuarentena por donde pudo y salió a la calle a protestar, y como si fuera segmento grabado de la Rebelión de Detroit de 1967 (el disturbio racial más sangriento de su historia hasta ahora), empezaron los destrozos y la quema de jefaturas de policía y no solo en Minnesota, sino en todo el país. Hasta el punto en que la casa blanca apago sus luces, algo solo reservado para la muerte de un presidente. El pueblo está enojado, y Trump amenazo con sacar el ejército para frenar las protestas. Casi casi copiando el estilo mexicano. Obviamente hay de todo, desde los que, si creen en la lucha y en que las cosas cambien, como los que solo salieron a saquear. Pero lo que sí es una realidad es que son años de elecciones por allá, y esto no es bueno para la imagen del que busca la relección.

Y el mexicano dirá: “¿y eso a mí en que me afecta?”. Pues querido compatriota, México no se queda atrás en estos temas de racismo. Desde los insultos de decir Priet@ a alguien, o el que, si eres de tez humilde, como se dice por aquí, y entras a una tienda no te dejen de seguir, no te vayas a robar algo. Hasta que en ninguna publicidad se muestran personas parecidas a la mayoría de los mexicanos que no somos precisamente claritos. Aunque para el marchante todos seamos “Gueros”. Pues simplemente vean el enojo de todos los actores de novelas porque Yalitzia Aparicio fue nominada al óscar. Algo que ellos que, aunque eran blancos para los estándares mexicanos jamás lograron. El racismo en México existe y eso no hay como negarlo y tampoco somos muy bien recibidos del otro lado del rio Bravo, así que no hay mucho para donde hacerse. Si te enoja lo que pasa en Estados Unidos, porque no empiezas por corregir un poco lo que pasa aquí en tu país, digo te enojaste por los monumentos banalizados aquí, pero si eso mismo pasa allá es el pueblo exigiendo justicia. Así de hipócritas somos a veces. El racismo no es exclusivo de E.U.A., es un problema de todo el mundo, porque finalmente todos somos humanos y todos sangramos y sentimos. “All lives Matters”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s