Beneficios de leer a Marx cuando la pobreza limita tus sueños

La docencia es una profesión que pocas personas ejercen con auténtica vocación y es que no es nada sencilla. Para enseñar hay que deshacerse del egocentrismo y entrar en un modo de escucha y de compartir. Ya que, el conocimiento a ser algo que te brinda poder, si está en manos de un/una tirana, el ser intelectual puede ser un arma para oprimir y estancar a quienes apenas aprendemos. Como estudiante, recuerdo a una maestra, la cual hablaba de Karl Marx como una fanática de Justin Bieber se expresa de su ídolo.

Leer: Policías acusados de robar, golpear y amenazar de muerte a dos jóvenes (Alexia y Jhoany) en Neza

“Tú me llamas alcohólico, yo le llamo el precio de ser Karl Marx”

Eloisa Rodríguez profesora de la carrera en FES Zaragoza

Con esa frase, en una clase de psicología laboral, la profesora Eloisa Rodríguez concluyo su sesión exponiendo la vida y aportes que dio el autor en una dramatización en la cual, implícitamente justifico su alcoholismo como una fuga ante un sistema opresor, ¿Qué otra opción tenia Karl Marx? Si cuando uno más sabe, más observa, más entiende, en muchos casos… más se deprime. Al analizar la infinidad de circunstancias y ser capaz de ver el abuso de autoridad, la ignorancia en la que se permite vivir a comunidades vulnerables, seguramente, los momentos de debate y de formular sus grandes aportaciones sociales, junto con el alcohol fueron momentos de ánimo.

¿Imaginas ser de los primeros en darte cuenta sobre aquellas injusticias, ser capaz de no vivir con una venda en los ojos, reconocer la perversión e intentar vivir y sonreír a lado de todo eso?

Te recomendamos: Estas son algunas de las actividades que pueden regresar, aún con el semáforo en rojo

Tal vez no hace falta imaginarlo tanto, ya que de esos escenarios no estamos lejos, pero pocas hacemos consiente. La situación actual nos hace justo ver la vigencia de los aportes, la crítica y el análisis que el filósofo le hizo al sistema y estructuras económicas, que aún funcionan.

En las carreras de psicología, economía, comunicación, sociología, filosofía entre muchas otras, no se llega al tercer año, sin que algunas de sus lecturas o de otros teóricos reflexionando sobre sus apuntes en Manifiesto Comunista (1862) o Teorías sobre la plusvalía (1848) sean leídas por jóvenes de entre 18 a 25 años.

Para muchos, Karl Marx se vuelve un hombre que inspira a ser inteligente, pero, así como él, es un ideal, un sueño lejano de un día cambiar el sistema. Pero, ese hombre que nació hace más de 200 años nos impacta aún con sus frases con la misma influencia que cualquier “poeta” moderno en su cuenta de twitter.

 “EL MOTOR DE LA HISTORIA ES LA LUCHA DE CLASES” KARL MARX

Leer: La velocidad y melancolía en la que Facebook quiere que vivas

Para él, hemos caminado por el impulso de, en caso de ser parte de la comunidad obrera, mejorar nuestras condiciones de vida, entendiendo esto como acceso a sumas de dinero que nos permitan comprar mejor ropa, pagar por una buena salud, adquirir cultura, arte, entre otros privilegios que el no tener dinero, más que para lo básico, se nos priva.

En el 2018 Lupita Valero, una mujer de tan solo 22 años originaria de Guerrero, participó en el  certamen de belleza Mexicana Universal, en el cual cuando le preguntaron sobre si había sufrido discriminación por su oficio que era de mesera, ella respondió que sí, que se han burlado por dar un servicio que le permitió pagar su carrera universitaria, pero también agregó:

“Se me ha discriminado (…) porque la gente piensa que las personas de abajo no tenemos el derecho a soñar”

Lupita Valero
Monumento a Karl Marx en Alemania

Y es que analizar las limitantes del dinero desde los beneficios tangibles como, tener tenis de miles de pesos, un coche del año, entre otras adquisiciones que se compran en tiendas, hablo de como el dinero influye en la personalidad, el autoestima, visión e ideales de cada persona.

¿Qué sueñan las personas que venden dulces en los semáforos? ¿Qué sueña el empleado de la empresa que se siente infravalorado, que viaja dos horas en transporte, que come guiso frio, que gana menos de 10 mil al mes y ya es padre de familia? ¿Qué sueña el joven estudiante que trabaja y estudia, que por ratos convive con su padre y madre, ya que ambos trabajan, el estudiante que varios días sea tenido que aguantar el hambre, que ha tenido que elegir entre caguamas y comida, porque obvio no puede tener ambos e intenta llegar a eso que le llaman “una vida mejor”?

Una compañera de clase decía “Karl Marx no nos enseñó únicamente el cómo funciona la opresión, sino también, nos enseñó a ser burgueses”.

Recomendación: El Homo Videns: el estallido social y una verdad a medias

Si, la burguesía, quienes según el autor, son impulsados por el objetivo de tener la mano de obra más barata que se pueda, de seguir teniendo siempre a los oprimidos con la bota en el cuello, apoyada por un gobierno que limita la educación y fomenta la ignorancia cada generación, pero, para ser burgués, tuviste que nacer burgués.

Se dice que hoy, las oportunidades son más, se cuentas historias y se ponen ejemplos de cómo gente “de la nada” se hizo millonaria pero, innumerables de factores se escapan de nuestras manos. Los millonarios de hoy, no tenían la competitividad de hoy, fueron pioneros, fueron quienes conquistaron nuevas tierras y por eso pusieron en alto su nombre y si sumamos las nuevas formas de esclavizar a esta clase obrera, como los préstamos con sus intereses, las tarjetas de crédito y pagos interminables, emprender un proyecto o la famosa “idea millonaria” es una meta la cual, para muchos se convierte en horizonte, siempre la verán desde lejos y como dice el amigo de Eduardo Galeano “entre más caminas, más se aleja”.

Sin embargo, habrá que reconocer ciertos escenarios positivos que el nuevo gobierno a través de sus apoyos económicos a jóvenes sin escuela ni trabajo, los cuales han sido duramente atacados por estudiantes y egresados universitarios, brindan ciertas oportunidades que antes no se tenían. No sabemos si ese dinero será ocupado en cervezas, ropa o serán los pasajes para asistir a un curso o el ahorro de un emprendimiento que inicia pequeño y poco a poco irá creciendo.

Karl Marx sigue inspirando a los y las jóvenes a transgredir las normas y retar los paradigmas, a tolerar quitarte la venda de los ojos, entender cómo funciona la estructura en la que vives y sobre todo, como el mismo escribió: “Proletarios de todos los países, uníos” y es que, de los mensajes más poderosos que nos dijeron para mantener al pueblo oprimido, es vendernos la idea de que estamos solos, o que la lucha es individual, mientras ellos están unidos y por eso, fuertes. Nosotros somos más, pero estamos separados, por etiquetas que nos han impuesto y que cuando se logran romper, se pueden crear sinergias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s