Novela que refleja lo complejo de las relaciones de pareja y su vida sexual

Edward y Florence son jóvenes, muy jóvenes y se acaban de casar. Su noche de bodas transcurre en un hotel a las orillas de la playa mientras son atendidos por un par de meseros que les facilitan todo tipo de viandas para la ocasión. Con el brillo iridiscente de las velas reflejándose en sus rostros y el efluvio salino emanando de los amplios ventanales, la velada fluye entre de lonchas de buey, bombones de menta y botellas de vino recién descorchadas. En una situación así, no se podría esperar otra cosa que sentimientos de intenso júbilo.

Te recomendamos: La mujer del pelo rojo; un título imprescindible de Orhan Pamuk

Pese ello, la atmósfera se encuentra densamente cargada con tensiones, dudas y arrepentimientos velados. Quizás las cosas podrían haber sido un poco distintas si los protagonistas no se encontraran en la Inglaterra de los años sesenta; una época marcada por rígidos convencionalismos sociales que incidían severamente en sus comportamientos y actitudes.

Siendo un tabú aquellos temas relacionados con el matrimonio, el sexo o las relaciones de pareja, las generaciones de aquel momento se encontraban poco preparadas para tales efectos. Aunado a lo anterior, entre Florence y Edward había una muy definida brecha social que los distanciaba. Ella pertenecía a la clase alta, era una talentosa violinista y jamás supo de carencias económicas. Por el contrario, su marido había sufrido los embates propios de una vida menos afortunada, pero no por ello infeliz.

Conforme avanza la trama, Florence comienza a experimentar sentimientos de angustia e incomodidad, que le hacen reflexionar sobre sus muchas decisiones pasadas que la fueron llevando de a poco a ese preciso escenario.  Sin embargo, ahí estaban, nadie los había obligado a celebrar las nupcias y se amaban el uno al otro por decisión propia. Es alrededor de esta incongruencia que el relato se desenvuelve, adquiere tono y casi sin darnos cuenta nos entrega desenlaces inesperados que logran mantener el interés en todo momento. Sin la menor de las dudas nos encontramos ante un relato sincero e íntimo que revela profundas vicisitudes de la vida en pareja que no muchos se atreven a abordar.

Originalmente publicada en 2007, la novela de Ian McEwan trascendió como una obra memorable y bien construida que logró mantenerse en el gusto de los lectores alrededor del mundo. Su aceptación fue tal, que para 2017 fue llevada a la pantalla grande con Saoirse Ronan y Billy Howle interpretando a Florence y Edward respectivamente. Aunque la crítica especializada no fue tan afable con la adaptación cinematográfica, no deja de ser una propuesta interesante que supo traducir en imágenes el mundo ficticio que entretejió el autor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s