¿Realmente AMLO ha cumplido con la libertad de expresión?

Autor: Alexis Javier Esperanza Reyes

Este 1.° de julio de 2020 se cumplieron dos años de la aplastante victoria del Presidente Andrés Manuel López Obrador y de la coalición “Juntos Haremos Historia”, formalmente su gobierno inició el 1.° de diciembre de 2018, sin embargo, días después de la avalancha electoral, Peña Nieto se fue desvaneciendo y el nuevo gobierno tomó posición. Dos años después AMLO rinde el balance de sus promesas y retos, comienza describiendo lo que no es su gobierno; advierte que durante su mandato no ha habido represión, masacres torturas o censura.

Leer: La cena AMLO-TRUMP promete crecimiento económico y político para México y EUA

Pero ¿realmente el ocupante de Palacio Nacional estará viendo todo el panorama al hacer tales afirmaciones? Martin Luther King dijo un día “La injusticia en cualquier parte es una amenaza a la justicia en todas partes”, no podría haber frase más oportuna para entender la falsedad del contexto que pinta el presidente.

Si bien es cierto que, en la capital, la represión vivida con gobiernos anteriores no se ha vuelto a ver y que, desde las marchas feministas cuestionadas por pintar monumentos, las movilizaciones que rememoran el 2 de octubre y a los 43 jóvenes de Ayotzinapa justificablemente intensas, hasta los desfiles opositores del FRENAAA y las ‘marchas fifís’ pudieron darse sin la habitual opresión de la policía. En los estados si se logra ver la coerción, varios gobernadores como Silvano Aureoles han filtrado el acceso a manifestantes en eventos públicos y continúan la tradición politiquera del acarreo, el Bronco no formalmente tiene a su estado con toque de queda, a Jalisco y Oaxaca solo por citar algunas entidades, la pandemia cobra libertades además de vidas con sus medidas autoritarias y represivas, así como la metrópoli se enfrenta a un dilema entre el derecho al trabajo y la vida vs los lineamientos de salud para combatir el covid-19.

Quizás no hemos visto masacres como las de Peña y Calderón, pero si ha habido víctimas inocentes del exceso en la fuerza pública.

Quizás no hemos visto masacres como las de Peña y Calderón, pero si ha habido víctimas inocentes del exceso en la fuerza pública; Giovani López asesinado por la policía de Jalisco y como consecuencia del exceso en las políticas de Enrique Alfaro, los muertos que se generaron luego del ‘Culiacanazo’ producto de la ausencia histórica de gobierno en el estado que dejaron fortalecerse tanto al crimen organizado y que no hicieron nada para evitar el tráfico de armas de tan alto poder que ese día cobraron vidas civiles y militares, sin mencionar el baño de sangre que tiene Diego Sinhue desgobernador de Guanajuato por culpa de su poca efectividad en materia de seguridad y su partidismo y rebeldía al no querer participar en colaboración con el gobierno federal.

En cuanto a la libertad de prensa sí podemos reconocer dos cosas, la antiética tendencia del chayote o como les gustaba llamarle, publicidad oficial, ha disminuido en más de 6000 mdp, y los espacios nunca han estado más permisivos, con su bien conocido método de réplicas y rebatidas, Andrés Manuel contesta a cualquier medio de comunicación, les debate sus argumentos e incluso tacha de mentirosos pero no los cierra o manda a despedir periodistas como era costumbre (“No pago para que me peguen” JLP).

Nota recomendada: Trump y AMLO comparan su amistad con la de Abraham Lincoln y Benito Juárez

Aunque en esos entornos la censura no se ve, de nuevo en los estados aún existe la persecución política a los disidentes, ahí está Susana Prieto, abogada defensora de los trabajadores de las maquiladoras en Tamaulipas, y que actualmente es perseguida política, exiliada del estado por influencias de Javier Cabeza de Vaca y condenada a no salir de Chihuahua por dos años y medio bajo la custodia de Javier Corral (según afirma ella).

De ninguna forma podría decirse que la censura ha terminado, porque incluso en los nuevos espacios que presentan las redes sociales como Twitter, YouTube o Facebook encontramos reglas de conducta y publicación que omiten pedazos de la realidad. No digo que el problema sea de la administración federal; la responsabilidad pesa en manos de gobernadores, alcaldes, presidentes municipales y de la sociedad misma, pero mientras esta realidad no se modifique en pro de la justicia social y de un estado de derecho efectivo, el discurso de la mañanera y de los informes no serán más que un ideal al que se aspira pero que aún no llega.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s