No todos los estudiantes tienen las condiciones para estudiar desde casa

Las escuelas publicas son cada vez más elitistas, pues con los bajos sueldos y lo caro que son los servicios básicos para vivir en la Ciudad de México, estudiar es una opción sólo para quienes puedan costear cientos de pesos en pasajes y hasta miles, dependiendo de la carrera, en los materiales.

Leer:

Para que un integrante de la familia vaya a la escuela, simplemente necesita que alguien trabaje para él o ella. Los padres y madres han cargado con esta responsabilidad, pues esperando que los sus hijos tengan “un mejor futuro” es la razón por la que – con reproches o sin reproches – mantienen los gastos escolares, alimentación, vestimenta y hasta en algunos casos (para losmás afortunados) la diversión y entretenimiento.

Pero, estudiar en casa, no supone una disminución de gastos escolares. Si bien, muchos se ahorrarán los pasajes, ahora, la electricidad, un mejor equipo de cómputo y servicio de internet, ahora serán prioridad. A nivel universitario, aún hay varias compañeras que utilizan el servicio de internet de sus instituciones, pues no cuentan con estos recursos en casa o no son suficientemente buenos para realizar las tareas e investigaciones.

Leer: Si algo nos quedó claro con la cuarentena fue: la desigualdad social

Estudiar en casa supone un reto cultural lleno de desigualdad social. Pues no todos los estudiantes cuentan con escritorio para poder desarrollar sus actividades. Algunas familias, viven en tan solo dos habitaciones, las cuales se encuentra abarrotadas de muebles, cajas y más. Con mesas pequeñas para comer, poner trastes y hasta la ropa ¿cómo será la calidad de aprendizaje en esta nueva modalidad de estudiar en casa?

No sólo es el dinero, también la cultura.

Estudiar en casa, será un reto no sólo económico, también cultural. Vía Pixabay

Agregando a la falta de recursos económicos, agregamos los factores de riesgo psicosociales, pues la violencia intrafamiliar, hoy más que nunca se ha hecho presente y sobre todo, visibilizada. Para muchos estudiantes, asistir a la escuela, era también una fuga. Huir de los gritos y discusiones de los padres, así como de regaños y problemas familiares, era una gran razón para que se llegará a clase mucho antes de que comenzaran las clases o quedarse después de clase, varias horas después de que han finalizado.

Sin importar la edad, ahora los más jóvenes de la casa, verán lo vital que es el dinero. Con padres y madres desempleadas, o que en mejores casos, simplemente tuvieron una disminución de ingresos, la opción de seguir estudiando, será menos atractiva. Pues irse a trabajar, ahora se verá más atractivo ante la precariedad económica que está pandemia a sometido a muchas familias latinas.

Ser madre y maestra, he ahí el problema.

La nueva modalidad que será integrada a partir de los últimos días de agosto también ha representado un estrés para las madres, pues muchas de ellas no saben ni leer, ni escribir. Con hijos en diferentes grados ¿cómo serán un apoyo?

Leer: Explotación laboral aumenta en México a causa de Home Office

Pues, si las madres ya desempeñan la doble jornada, ahora han incrementado las actividades para ellas. ¿Una buena madre debe de ponerse a estudiar para poder ayudar a sus hijos? ¿Una buena madre debe pagar asesorías para que alguien le ayude a guiar a sus hijos?

Las respuestas a esas preguntas tal vez estén llenas de machismo y es que, la pobreza y el machismo es lo que le ha dado a México madres que no saben leer, ni escribir y peor, ha hecho que se sientan culpables o menos por esto.

Que esta modalidad sea un éxito, será fruto de “los más afortunados”. Y ¿a qué le llamó yo “los más afortunados”? Pues a quien conto, no solo con mejores condiciones económicas. Sino que también, con la resiliencia emocional. Contar con herramientas psicológicas, como la asertividad, optimismo, liderazgo, etc, serán claves para sobrevivir a los nuevos retos que supone estudiar desde casa a causa de la pandemia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s