De “olvido no, perdón si” a “vamos por ellos”.

Esta mañana el presidente terminó su mañanera con una declaración muy valiosa para el análisis, sentó postura y dijo que de no solicitar la ciudadanía o alguna de las dos cámaras la consulta para el juicio a los expresidentes él lo haría. ¿El cambio de mensaje respecto a “pasar la página” se deberá a los últimos ataques de la oposición?

Este 24 de agosto al final de su conferencia matutina el presidente señaló que estuvo analizando el proceso legal para que se lleve a cabo la consulta ciudadana sobre lo expresidentes. Explicó las tres posibilidades que contempla la ley para la realización de este mecanismo;

I. La consulta la tendrían que solicitar las firmas reunidas del 2% de ciudadanos y ciudadanas inscritas en la lista nominal de electores.

II. El 33% de cualquiera de las dos cámaras que forman el Congreso mexicano.

III. El Presidente de la República.

La cuestión no es la consulta, pues hace dos semanas el diputado Gerardo Fernández Noroña acompañado del grupo parlamentario del PT (Partido del Trabajo) anunció que recabará las firmas de legisladores y legisladoras de la cámara baja y que, de forma simbólica reunirán firmas de ciudadanos y ciudadanas para respaldar que no es un golpeteo político sino más bien una exigencia popular, y así iniciar el trámite de la consulta.

La sorpresa es que hasta los legisladores tenían claro, y así lo hicieron saber, que Andrés Manuel prefería dejar el pasado atrás, continuar con su agenda política y por parte del ejecutivo federal no iniciar una investigación sobre los crímenes de sexenios pasados pues esto acarrearía problemas mayores con los intereses que estuvieron inmersos en las pasadas administraciones.

Desde hace días venimos viendo como tomaba forma una pelea declarada entre la oposición y el movimiento de López Obrador; los videos que demuestran presuntamente sobornos a ayudantes de entonces senadores PANistas, el audio entre dos actuales gobernadores del PAN que hablan de los pagos millonarios que presuntamente (según las declaraciones de ERLA) provenían de Osorio Chong, secretario de gobernación de Peña, para financiar las campañas que los llevaron a las gobernaturas y ahora el video de Pio López Obrador recibiendo un paquete con dinero de David León exdirector de Protección Civil.

Al parecer las embestidas del gobierno y afines que sacan a la luz el sucio pasado de los actuales adversarios de AMLO abonan a la idea sostenida por el obradorismo desde hace años de “La Mafia del Poder” pero también obliga a estos intereses a contraatacar, a utilizar su influyentismo en los medios tradicionales de comunicación y a utilizar en este momento el discurso de “somos iguales”.

Ingenuo el intento de tratar de acabar con uno de los puntos más fuertes del presidente: su honestidad. Sí hay algo de lo que el tabasqueño presuma es de su honradez e inmunidad a la corrupción, sí la oposición lograse desmentir esta insignia sería desastroso para la credibilidad del gobierno, pero intentar hacerlo a través de sus colaboradores como en 2006, no funciona realmente, solo incrementa la defensa del personaje por parte de sus fieles y logra una rebatida dura.

La consulta para el juicio de los expresidentes en sí misma no es una venganza política, sino una herramienta producto del descrédito y repudio generalizado contra estos individuos que sería tonto no utilizar; pero que el discurso desde Palacio Nacional cambie de “perdón si, olvido no” a “yo voy a solicitar la consulta” deja mucho que pensar.

¿Será acaso que este sea un mensaje a la vieja usanza, para las cúpulas del poder y los actores principales, aquellos a los que les quede el saco y que tengan algo o mucho que perder sí se inicia el proceso de investigación, para que paren de una vez con esta ofensiva?

Lo mismo me pregunto con las declaraciones de la consejera del INE (Instituto Nacional Electoral) Carla Humphrey, de que hay argumentos como para quitarle el registro al PRI (Partido Revolucionario Institucional) por las irregularidades de la campaña de 2012, dada la pelea que se vive en la Cámara de Diputados por el relevo de la Presidencia de la Mesa Directiva entre el PT y el PRI o más precisamente entre Gerardo Fernández Noroña y Dulce María Sauri.

Pero esas son lecturas que solo podremos hacer si revisamos las huellas de pasos futuros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s