Cinismo se escribe con C de Calderón

El presidente ha dicho en reiteradas ocasiones que la doctrina de la derecha es la hipocresía, no sé si de la derecha en general, pero sin duda es un elemento básico de ser PANista o su igual, Calderonista.

Recientemente Adela Micha divulgó a través de un tuit el rumor de que el cambio en la administración de Radiópolis consideraba terminar con el programa de Carlos Loret de Mola, a lo que el exusurpador Felipe Calderón señaló que de confirmarse el hecho este sería el gobierno “más represor en décadas”.

La falta de descaro es insultante cuando el individuo que acusa de opresión e intolerancia es el beneficiario de un fraude en 2006 que dejó además de miles de muertos producto de su aparente Guerra Contra el Narco, una clara tendencia de represión a la libertad de expresión y peor aún, una enorme lista de agravios contra miembros de la prensa.

Esta afrenta no pasó desapercibida, pues en su programa Aristegui Noticias la periodista recordó cómo fue víctima de un despido forzado por las presiones surgidas en Los Pinos luego de que Aristegui informase sobre la protesta en la Cámara de Diputados y sostuviese que Presidencia debería aclarar si Calderón sufría de problemas de alcoholismo.

Que Calderón diga que miento" : Noroña - Videos - Metatube
Protesta del grupo parlamentario del PT en 2006. Obtenido de metanube

Ni tampoco así en las redes donde su descaro le costó el que le recordasen los nombres de miembros de la prensa como Anabel Hernández que debió exiliarse por su gran trabajo que sacó a la luz las relaciones de su gobierno con el narcotráfico y más enfocadamente en su superpolicia García Luna ahora detenido en Nueva York.

El propio Jesús Lemus quien fue acusado falsamente por el desgobierno criminal en 2008 de ser parte del crimen organizado y encarcelado injustamente sólo por ser un periodista crítico que denunciaba los lazos del calderonismo con la familia criminal michoacana, anunció su nuevo libro “El Licenciado” que va en la misma línea periodística de denuncia.

Pero entre exiliados y encarcelados también existieron cientos de periodistas que gozaban de menor fama, por lo que desgraciadamente fue más fácil silenciarlos definitivamente.

En el reporte del CENCOS (Centro Nacional de Comunicación Social) sobre el último año del sexenio antepasado se registran más de 250 agresiones contra comunicadores y comunicadoras que no sólo catalogan en actos de censura sino también asesinatos y desapariciones forzadas.

La desesperación de Felipe está costándole entrar en batallas que sabe no puede ganar, cualquier ciudadano o ciudadana consiente tiene el derecho y la obligación de denunciar los actos contrarios a la libertad de prensa, pues estoy convencido de que sin periodismo no hay democracia. Pero cuando un individuo del tamaño de Felipe Caderón se abandera bajo esa causa, plantea acusaciones falsas y tiene un historial como el suyo, no puede más que indignar a cualquiera con tantita memoria y determinar que el calderonismo y el cinismo son sinónimos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s