¿Tú ya sabes qué es “lo típico mexicano”?

El mariachi, el tequila, el jarabe tapatío, las chinas poblanas, los charros y Frida Kahlo son sólo algunos de los elementos con los que el mexicano suele estar relacionado e identificado a nivel nacional e internacional. Es aquello que se considera “lo típico mexicano”. Pero acaso ¿este grupo de elementos son los que nos identifican como mexicanos?

La identidad mexicana se ha ido conformando y transformando hasta la actualidad. Esta, prácticamente se ha ido adquiriendo desde que se proclamó a México como territorio independiente en el siglo XIX. La identidad y el nacionalismo han sido, a grandes rasgos, aquellos elementos bajo los que la gran mayoría se ha formado desde pequeño. Basta con recordar esos bailables de kínder o primaria en donde se nos vestía adorablemente de “chinitas poblanas” o “charros”. Basta con recordar las ganas que uno ponía para que nuestros padres se sintieran orgullosos de vernos zapatear un buen Jarabe Tapatío.

El mes patrio justamente viene a enaltecer ese orgullo por ser mexicanos, sin embargo, también debería ser un mes para comenzar a preguntarnos qué es aquello con lo que verdaderamente nos sentimos orgullosos ¿nos sentimos orgullosos del tequila? ¿de los charros? O ¿de ser por naturaleza relajientos y alcohólicos?

Las bases de lo “típico mexicano”

Para el Doctor en Historia Ricardo Pérez Montfort, esta fijación por los estereotipos de “lo típico mexicano” tiene que ver con la mirada que académicos, artistas, historiadores, escritores y en especial el estado posrevolucionario; pusieron en la llamada cultura popular “con el fin de reconocer en las expresiones artísticas de los sectores mayoritarios, rurales y pobres aquello que sería la representación de la cultura mexicana por excelencia”.

Aquello que pretendía ser un ejercicio de autoconocimiento en los años posteriores de la Revolución, resultó ser una simplificación y homogeneización de la cultura mexicana. El muralismo se llenó de “chinas”, “charros”, “inditos” y tehuanas, en el cine, la comedia ranchera ilustró al México con el folclor mexicano del baile y la canción, Frida Kahlo se alzó como la “representante” de lo mexicano dentro y fuera  de México.

“Si bien el México bronco y revolucionario satisfacía a los buscadores de la aventura y el cambio social, el otro México, el típico, el pintoresco, el “exótico”, fue aquel que se puso a las órdenes de un consumidor, principalmente norteamericano.”

Ricardo Pérez Montfort.

Podrá sonar alarmante o antinacionalista, pero lastimosamente, esas representaciones de “lo típico mexicano” se han quedado como estereotipos que más bien florecieron como algo representativo para el extranjero y su curiosidad por este México “lleno de color y fiesta”.

Curiosamente, hoy en día se ha seguido replicando esa fórmula que pondera estereotipos simplificadores y homogeneizadores por sobre un México lleno de destellos culturales. No es casualidad que en los grandes resorts ofrezcan una imagen y experiencia de lo que es lo “típico mexicano” para propios y extranjeros. Lo “representativo” de México en este tipo de sitios es el principal atractivo para el turismo (mayoritariamente extranjero) que ve sintetizado y atractivo eso que nos “identifica” como mexicanos.

Los cuartos plagados de imágenes de Frida Kahlo, la artesanía mexicana que decora lobbys o los grandes shows que dan muestra de los bailes “típicos de México”, son sólo algunos de los elementos que “representan” a ese México exótico y plagado de folclor. Sin duda, se ha vendido como un sueño que no le pide nada a esos otros rincones exóticos del mundo como Egipto o la India.   

No hay un solo México, hay muchos Méxicos

Es hora de preguntarse y cuestionar eso que por años nos ha hecho sentir tan orgullosos de ser mexicanos, de hacer ese ejercicio de autoconocimiento y saber que hay una variedad de voces, representaciones y significados que se han visto eclipsados por estereotipos que no permiten dar la suficiente atención a otros fenómenos culturales que se encuentran fuera de la visión hegemónica de “lo típico mexicano”. Estamos ante un México plagado de cultura, pero también de pobreza, injusticia y violencia.  

Referencias:

Pérez Monfort Ricardo, “Down Mexico Way. Estereotipos y  turismo norteamericano en el México de 1922” en Oscar Romero Rojas (Coord.), Patrimonio cultural y turismo. Cuadernos, México, CONACULTA, 2006,   pp. 13-32.

Belmonte Grey Carlos Alejandro, “El cine de la comedia ranchera durante el socialismo a la “mexicana” en Revista El Colegio de San Luis. Nueva Época, San Luis Potosí, Núm. 11, enero a junio 2016, p. 176-205.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s