La decadencia del cine mexicano

Durante los últimos años, el cine mexicano se ha caracterizado por entregarnos productos de calidad cuestionable, historias y personajes genéricos, poco interesantes y sobre todo pésimos. La época dorada del cine mexicano esta mas lejos que nunca pues ya no hay amor por el séptimo arte pero si amor por el dinero fácil. Las historias de calidad, conmovedores, dramáticas y profundas, dejaron de ser el objetivo de los productores, quienes ahora se van a lo seguro con “Formulas ganadoras”.

Demostrar la muy evidente decadencia del cine en México insultaría el sentido común de las personas, tan solo hay que ver los datos. Según el anuario estadístico del cine mexicano en su versión 2019, tan solo en 2018 se estrenaron 101 películas mexicanas y hubo producción de 216 cintas. ¿Pero sabes cuales son esas películas? De todas ellas podemos tomar solo muy pocas como cintas de calidad por ejemplo: Roma de Alfonso Cuarón, y Sueño en otro idioma de Ernesto Conteras (Aunque en realidad es de 2017, pero tuvo un estreno en cines en 2018). ¿Pero que hay de las demás? Es una paradoja que tengamos tantas películas y tan pocas de buena calidad, y aun así, el negocio sigue con esta tendencia.

Ve también: 5 consejos para ir al cine en tiempos de pandemia

El gran problema de las películas mexicanas

Un problema que viene golpeando a nuestro cine desde hace ya mucho tiempo, es la ilusión de que para fomentar el consumo de cine nacional se debe buscar abarcar un gran publico, haciendo películas “Familiares”, o de corte casual con nula complejidad. No es difícil notar lo que digo, solo hay que echar un vistazo en la extensa biblioteca de películas de nuestro país en los últimos años y notaremos que la mayoría son del genero de comedia y comedia romántica. ¿Porque? No es por que se venda mucho ese tipo de películas en el país, de hecho, cintas como Lady Rancho, Todo Mal, Cindy la Regia o A ti te quería encontrar, por decir solo algunas, no fueron para nada rentables. ¿Si no venden entonces por que se hacen?

Estas películas de “Formula” no tienen el objetivo real de vender, pues el dinero que se invierte en ellas, la mayoría de las veces, no es proveniente de los propios productores sino de apoyos del gobierno. Por lo que la película se convierte solo en la excusa perfecta para cobrar una gran cantidad de dinero y dividirlo entre los implicados en el proyecto.

¿Cuál es el papel del gobierno en todo esto?

En México, con el motivo de fomentar la difusión de nuestra cultura, existen algunos apoyos económicos que se otorgan con el fin de producir, distribuir y exhibir películas. Programas como Fidecine o Foprocine. Programas que dependen del presupuesto disponible, presupuesto que es pagado mediante los impuestos que pagan los y las mexicanas. En este contexto, es de aplaudir que el apoyo exista, pues abre oportunidades a muchos mexicanos y mexicanas para laborar en el país, no obstante, estos apoyos, en la mayoría de los casos, se otorgan con un nulo análisis del proyecto que se plantea, haciendo que los proyectos financiados con estos apoyos no sean precisamente de buena calidad.

La fórmula

La formula que se sigue en las películas mexicanas es bastante simple. La mayoría de las veces solo se limitan a imitar formulas de otras cintas que si funcionaron en otros países, pero con menos presupuesto, menos calidad y desde luego menos interés en hacer un buen producto, por ejemplo; La versión mexicana de la famosa película de Adam Sandler “Como si fuera la primera vez”, ¿La recuerdas?, seguro si, estuvo protagonizada por el “Gran actor” Vadhir Derbez. Sobra decir que el éxito en critica y taquilla de la cinta no fue el esperado.

En la comedias románticas, por ejemplo, se sigue una trama muy evidente; Chico conoce a chica, al principio no se soportan pero con el tiempo se enamoran, tienen dificultades para estar juntos, terminan, luego chico decide recuperar el amor de chica y todo termina en un cliché, “Y vivieron felices para siempre”. Esta formula genérica reina en la mayoría de las producciones del país, que vuelvo y repito, suelen ser financiadas con dinero otorgado por el gobierno y proveniente del pago de nuestros impuestos.

No hay que apoyar las películas mexicanas, hay que apoyar las buenas películas.

Si se tiene dudas sobre la situación actual de cine en México, cabe preguntarse entonces, ¿Porque los 3 más grandes directores mexicanos, Guillermo del Toro, Alfonso Cuarón y Alejandro Gonzalez Iñarritu, no hacen películas en el país? Simple, porque la industria cinematográfica en México es tan precaria que la fuga de cerebros es inevitables.

Imágenes: Sector Cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s