Juan Rulfo: un artista que trascendió y cimentó los precedentes del realismo mágico

Pocas veces un artista puede trascender tanto en alguna disciplina cuando su trabajo escasea del material que haga una valoración de su talento. Son pocos los hombres y las mujeres que logran alcanzar el lugar donde sus obras queden inmortalizadas por haber marcado una pauta o un nuevo referente en eso a lo que dedicaron su vida.

Un ejemplo del sumo talento y poca producción artística se encuentra en un literato que logró posicionarse como uno de los más importantes escritores que ha visto florecer esta tierra. Sólo es necesario perderse en las letras mexicanas para conocer la relevancia de su obra. Basta caminar hacia el norte, dejando que la tierra se vuelva una con la saliva que ahoga la respiración, encaminarse a Comala y preguntar por Juan Rulfo (1917-1986).

FOTO: WIKIMEDIA COMMONS

Ha pasado poco más de un siglo desde que Sayula, ciudad ubicada al sur de Jalisco, vio nacer a Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo Vizcaíno, uno de los escritores más importantes que le ha dado este país a la literatura universal. Además de su talento como escritor, también visibilizó mediante de su obra las precarias condiciones de vida de los indígenas convirtiéndose en un luchador social y un símbolo del indigenismo.   

La obra de Juan Rulfo destaca por su trabajo narrativo en el que se puede vivenciar la cultura y el folclore de un país que se reconstruía después de la revolución democrática y constitucional de 1910. Ésta es una de las temáticas recurrentes del escritor jalisciense, a pesar de que su registro literario sólo cuenta con El llano en llamas (1953); la novela corta, Pedro Páramo (1955) y el caso especial de El gallo de oro (1980) que en 1964 fue llevada al cine bajo la dirección de Roberto Gavaldón.

Te recomendamos: Los 5 libros escritos por mexicanos que debes leer

Es en El llano en llamas donde se describe fielmente la identidad post revolucionaria de México; la idiosincrasia y el léxico de un país que resentía las secuelas del movimiento armado que mermó durante muchos años la vida en las provincias más pobres de la nación. Cabe resaltar que, en el campo de las artes, la revolución mexicana representó el hito de un nuevo movimiento que, paralelo a su innovación, iba creando la identidad de un pueblo: el muralismo.

Tal vez en la literatura, Rulfo representa lo que Diego Rivera o David Alfaro Siqueiros son para el muralismo. El escritor también cimentó los precedentes del realismo mágico que, a la par del género, le da un sentido y una imagen tangible a la sociedad que creció con la herencia revolucionaria, esa que le falló al campesino y consolidó a los hacendados.

Es en Pedro Páramo donde la espiritualidad enraizada a nuestras tradiciones y el lenguaje coloquial hacen gala de lo que aún hoy son algunas zonas rurales de la república. A través de un viaje que emprende Juan Preciado a Comala, con la intención de conocer a su padre, es como se desarrolla la novela, aunque este personaje funciona sólo como el hilo conductor para presentar al verdadero protagonista: Pedro Páramo.

Entre los tópicos más destacables de la novela está la religión y el uso que Rulfo le otorga para describir un pueblo en casi total abandono. Sus únicos habitantes, a primera vista, son el calor que abrasa todo lo que toca, la tierra que cobija al cuerpo y nubla la vista del horizonte. 

IMAGEN: WIKIMEDIA COMMONS

Dentro de las mayores virtudes de esta novela destaca la descripción del ambiente, el uso de dos tiempos narrativos; elementos que se fusionan perfectamente entre sí para desarrollar un texto tan representativo de la literatura mexicana.

Cabe destacar que además de las letras, Rulfo era un fanático de la fotografía,  a través de la cual también plasmaba imágenes de lo que escribía pero con una visión personal y sin pretender posicionarse de manera profesional en ese campo.

Conforme el jalisciense se apagaba en la Ciudad de México su obra se arraigaba en una imagen paralela de la vida en los pueblos más alejados de la capital, heredando una obra insuperable e inmortal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s